JUAN JOSÉ DELGADO / escritor

"La poesía es un mundo donde emergen sin cálculo mis sentimientos e ideas más extrañas"

Domingo, 1 Marzo, 2015 - 19:49
LORENZO MARTÍN / Añaza
Juan José Delgado (Valle de San Lorenzo, 1949) es, sin alguna duda, uno de los escritores más polivalentes del panorama literario en Canarias, compagina la docencia en la Universidad de La Laguna con la creación literaria. Cuando hablamos de Juan José Delgado no hablamos de un escritor al uso, tenemos la sensación, al menos yo, de que el término escritor es nebulosa, el autor de La trama del arquitecto es un literato, no es un hombre que se dedica a escribir, es un señor que profesa la literatura, la ejerce, la crea, la ama. Su obra lo avala, ella abarca los tres pilares que conforman la literatura, así como la crítica y el ensayo. El autor de Estantigua (1988) premio de cuentos de la ciudad de Santa Cruz, Cantos de verdugos y ajusticiados (1988) premio de novela de la ciudad de La Laguna, El cuento literario del siglo XX en Canarias (1999), Viaje a las tierras perdidas (novela, 2002), La fiesta de los infiernos (novela, 2002) y los poemarios Tres gritos favorables bajo las nubes (1988), Comensales de cuervo (1989), Un espacio sobre el día (1996) y El libro de la intemperie (2011) nos brindó el placer de conversar  con él y hacerle una serie de preguntas que contestó encantado. 
 
 
- ¿Quién es Juan José Delgado y a qué se dedica? 
-“La parte profunda de uno siempre intenta uno también descubrirla ¿no?, lo que te pueda decir de mi probablemente dentro de un mes tenga que matizarlo, por lo que sea. A lo que sí te puedo responder es a la segunda cuestión que me planteas, que ha sido de mi profesional y literariamente hablando. Bueno, profesionalmente vengo de la docencia, desde muy temprana edad puesto que fui maestro nacional, al mismo tiempo estaba estudiando filosofía y letras, cuando terminé de estudiar filosofía y letras me incorporé a la enseñanza media. Me interesó siempre la literatura más que la lengua y toda mi investigación,  en ese momento que era director de instituto, estaba dirigido a la literatura. Entré en actividades culturales con creaciones de revistas de la que fui director en algunos casos, o perteneciente al comité en otras. En un determinado momento me interesó el periodismo, en él llevé la sección de literatura, lo que supuso para mi un tratamiento muy particular de la cultura, estamos hablando de la sección de cultura de un periódico que se fundó y yo fui jefe de sección. Y ahí también fundé un suplemento cultural, en aquel momento era extraño que un suplemento cultural llevara dieciséis páginas semanales. Con lo que entonces, allí me encontré con que las relaciones, o las pocas relaciones que existen en Canarias entre los diversos sectores culturales. Cada uno va por su camino y en muy pocos puntos se entrecruzan ¿no?, yo diría que casi nunca se entrecruzan, por desgracia para nuestra cultura porque en los momentos fuertes de nuestra cultura como puede ser los momentos aquellos de Gaceta de Arte, la unidad de los hombres de cultura era muy manifiesta, y lo mismo ocurrió incluso en los años setenta, cuando se dio aquí un gran florecimiento literario, artístico y cultural, por desgracia eso ha ido desapareciendo. Luego me incorporé a la universidad y he sido profesor de literatura durante más de veinte años. Y en esa estamos, ¿no?.”
 
- ¿Cómo nace la faceta de creador en su persona? 
“Yo creo que acabo escribiendo porque comencé leyendo ¿no?.  Y cuando uno lee se va llenando de mundos, que  en un determinado momento hace suyos, o los hace a su manera y llega un punto en el que uno siente la necesidad de escribir, digo la necesidad de escribir, más que necesidad, siente el gusto de escribir, no es una necesidad, es el gusto de escribir. Y empieza uno a escribir sin pensar en editar, yo empecé a escribir relativamente joven y edité ya avanzada la juventud porque lo que me interesaba era la escritura, ese gusto por la escritura. Pero repito: yo pienso que solamente se puede llegar a la escritura cuando se tiene ese gusto por la escritura, que es el gusto de leer, y después naturalmente el gusto de producirla también."
 
- ¿Cómo creador, tiene presente influencias cuando crea?
- "Todo está ya asimilado, hay unos sedimentos ahí que vienen de antiguo y yo en principio; no veo autor que prevalezca sobre los demás, es una gran masa, una masa además muy extraña la que se ha aposentado en mi de acuerdo con las muchas influencias que he podido recibir, pero si ahora me pides que te diga un nombre sobre los demás, creo que sería injusto con el resto en relación con el nombre que te vaya a dar. Desde luego, cuando uno es creador tiene en cuenta una gran cantidad de referencias, entre otras cosas para no repetirlas, para no reproducirlas. Pero el mundo de un creador es un mundo propio y cuando llega el momento de la escritura se abstrae de cualquier otra consideración, y naturalmente si hay influencia se aplica de manera inconsciente, porque la mayor parte de la creación viene de la experimentación y en esa experimentación empieza a desplegarse todo lo que uno tiene internamente, y muchas veces de manera inconsciente se lanzan a la página."
 
- Para usted, que ha cultivado los diferentes géneros literarios, existe diferencias en el proceso creativo de cada uno de ellos, suya es la siguiente cita: “Lo que tengo claro es que el poema no es una decisión, es una revelación. Al contrario que la novela. Uno sí decide escribir una novela y emprende esa tarea conscientemente”. ¿Cómo es ese proceso creativo?
- “Bien, lo has dicho ahí y ahí  me ratifico. Me surge el poema porque me ha surgido una frase, una idea, que a partir de ese punto empieza a desarrollarse. No ha habido por lo tanto, una especie de predeterminación, o de preparación para..., me ha llegado y aprovecho. Y cuando lo aprovecho, el poema sale al darle vuelta a esa idea, esa idea se va convirtiendo en palabras, en versos, ya vienen los versos calculados. Yo me sorprendo incluso de hacia donde se va dirigiendo el poema en algunos casos, sobretodo me sorprendo en la consecución de algún verso que no sé porque ha venido ¿no?. Entonces, el mundo de la poesía para mi es un mundo donde intento que emerjan toda esa gran cantidad de sentimientos, de ideas un tanto extrañas que están en mi y que en un determinado momento quieren emerger, y emergen sin ningún cálculo. El cálculo vendrá posteriormente, cuando llega el momento de la corrección del poema, es decir,  si tú estás satisfecho con el poema lo adoptas, pero en algunos momentos corriges y en esa corrupción sí...  dije corrupción, eso es un lapsus muy significativo ¿verdad?(risas) en esa corrección sí empieza ya el cálculo, las técnicas poéticas aparecerían ahí. De todos modos, tengo que decir que la fase correctora mía es mínima, en algunos puntos lo que hago es suprimir algún verso generalmente, cambiar alguna palabra por otra, incluso el orden de las palabras, y añadir algún que otro verso que creo necesario para que el poema consiga su realización."
 
- ¿Si la fase de corrección es muy exhaustiva, cree que el poema pierde esa esencia reveladora?
- “El poema tiene muchas significaciones, es decir, no tiene una revelación única. Yo tengo un poemario y en ese poemario puedo encontrarme siempre con poemas extremadamente herméticos a poemas relativamente claros, son diferentes unos de otros y por lo tanto, las interpretaciones de unos, por ejemplo; en los herméticos las posibilidades de significación son muchísimas, no digo infinitas, pero sí muchísimas. ¿Dónde está la revelación ahí? La revelación mía la encuentro en el proceso de creación el poema, he echado fuera algo porque he encontrado un sentido a algo que tenía dentro y yo lo he encontrado. Algunas veces es un sentimiento de haber encontrado algo, no es que encontraras algo o no, sino el sentimiento de haberlo encontrado. Eso es lo que yo transmito al lector esperando que al contacto con ese poema él encuentre a su modo y por empatía un cierto descubrimiento de lo que yo pude también ver. Yo no estoy en busca de la revelación, siempre voy intentando comunicar lo que está ocurriendo dentro de mi porque considero que en ese momento hay algo que me parece que puede ser importante para mi y que a la larga o al mismo tiempo puede trascender también al lector, por eso se publica."
 
 
- ¿Cuál es su posición en cuanto a la ortoxia poética, es decir, el escribir teniendo en cuenta un modelo estético? 
“Bueno, estamos hablando de creación poética y desde el momento en que estamos hablando de creación poética ya partimos de un acto de libre creación poética, la libertad en la escritura es fundamental, por lo tanto, uno debe conocer cual es el ámbito en el que se desarrolla un tipo de escritura por la vía del género, pero cuando llega el momento como te dije antes, la cosa sale con más espontaneidad de la que uno piensa. Cuando estoy hablando de espontaneidad no es expresar  lo que venga sin considerar nada,  sino sobretodo la espontaneidad que puede venir de la experiencia, cuando uno tiene mucha experiencia, no solamente en la escritura, que en fin, ya son muchas horas que uno ha pasado trabajando la escritura de diferente índole, ten en cuenta lo que significa por ejemplo; un año en una redacción periodística, todos los días tiene que escribir muchas páginas, qué pasa con una novela, cuando habíamos dicho que una novela necesita del cálculo porque en un determinado momento tu tienes que ponerle un cierto control a la historia, precisamente porque estás haciendo un texto necesita, demanda unidad, tú vas viendo que cualquier cosa que te venga a la mente no basta, y por lo tanto, en cierto modo no lo reprimes sino lo escribes y después lo suprimes. Cuando estamos hablando de estos cálculos, incluso en la novela, a mi sí me interesa mucho la cuestión de la experimentación, yo experimento en los cuentos porque lo he tenido como una escritura que me viene muy bien experimentalmente porque ahí hago lo que quiero, decido que la anécdota engaña al lector por ejemplo, eso significa siempre un peligro y un riesgo para el cuento porque cuando uno conscientemente quiere defraudar al lector, el lector no entiende eso, yo por ejemplo; en un libro me propuse llevar al lector por el encantamiento al lector, es decir, encantarlo con las palabras, crear un argumento y una historia para el final ver que allí no había nada, y eso es un engaño, una trampa que yo le ponía al lector. Eso a supuesto que yo trabaje con cuestiones que me liberan de lo que significa el cuento, si el cuento es una unidad tal como decía Poe, que siempre busca un centro, yo me dispersaba, pero no porque quiera ir en contra de Poe, sino porque necesitaba experimentar, experimentar con un lenguaje que pudiera pasar por cuento. Qué te quiero decir con todo esto, que la escritura yo sí la veo como una expresión de máxima libertad y que por lo tanto nunca me he propuesto mantenerme dentro de la ya constituído, sino que en fin, si tengo una idea creo que esa idea necesita una forma de expresarla y  deacuerdo a esa forma de expresarla la hago, y por lo tanto, no valen métodos previos, estamos en pleno proceso,  en esa cosa que se llama la poiesis y ahí no valen controles, salvo cuando digo ahora la novela necesita esto, ese es el control que pongo, pero cuando llega el momento de la escritura, en el momento de la escritura de la novela surgen incluso muchos pasajes  que corren por la misma vía de la espontaneidad que yo me situo ante el cuento. Entonces, yo creo que depende del autor, no creo que haya una cosa mejor que otra, sino que cada autor decide como expresar sus ideas con respecto a lo que puede entañar para él una novela, un poema, un cuento, incluso un ensayo."
 
- ¿Cómo integra los poemas en la elaboración de un poemario, recoge los poemas de una etapa para ello, aunque estos no guarden cierta relación entre sí, o es algo mucho más conceptual en el que entra en la selección otros factores?
“Ten en cuenta que el hecho de que te haya dicho que la creación poética viene no por cálculo, por ejemplo; nunca he intentado hacer un poema seriado, es decir, en donde yo busco un tema y después establezco una serie en relación con ese tema, sino que al venirme, en un determinado momento me puede venir un poema amoroso, o un poema que se acerca en cierto modo a lo social porque hay un elemento de violencia, o un poema en donde quiero entroncar con la memoria ¿no?, con la memoria de lo que está significando el ser humano en el mundo. Te estoy hablando de tres aspectos que siempre he visto que están en mis poemarios, no porque yo quiera hacer esos tres aspectos que, repito, siempre se reproducen, cuando establezco un poema de armonía, de gusto por la vida, inmediatamente yo no sé porqué, el siguiente que me viene es el contrapunto y viceversa. Cuando empieza un poema de violencia, de violencia en el mundo de hoy del que tengo muchas muestras, quiero sacar lo que es malo en el ser humano, quiero sacarlo fuera, ponerlo en evidencia, después necesito una compensación y la compensación viene hacia el otro punto, el júbilo ante la vida y el júbilo de la vida, en cierto modo, adopta la poesía amorosa etc. Y después está ese elemento en donde yo establezco una relación con lo humano a través de la tradición, yo soy de un pueblo y yo pienso que si llegué a escribir fue porque en el pueblo en que nací, que es un valle, por lo tanto rodeado de montañas y además ya hace mucho tiempo, en los años cuarenta y nueve en el sur, en un valle como el valle de San Lorenzo, era un pueblo donde yo pensé que no existía otro mundo que aquel en el que estaba, me refiero cuando tenía cinco o seis años, empecé a ir a la escuela a los siete años y empecé a leer a los ocho o nueve años un librito de mi abuela, que era una enciclopedia muy interesante. En aquel pueblo siempre era lo mismo, la cotidianeidad, todo era igual,  esperando las fiestas, esperando el domingo, pero yo tenía un libro que sobrepasaba aquello y aquello hizo que llenara, en ese mundo estrecho como era el valle, de sensaciones a través de la lectura, ahí había de todo, desde una leyenda de Bécquer a La Chanson de Roland, a los indios del Perú, yo iba por todo el planeta, cómo se preparaba un boxeador, me acuerdo de todo eso por las láminas que aparecían en el libro. Para mi aquello era impresionante, es que no había ni cine, solamente había radio, pero la radio ya saben ustedes en los años cincuenta y sesenta como era ¿no?. Entonces, yo sentía que había dos mundos completamente diferentes, el mundo de la realidad y un mundo, que empecé a creer en él, que estaba fuera de la realidad en la que vivía, eso hizo que yo empezara a establecer un contacto con lo que estaba significando esa realidad y creara a mi vez un mundo similar al que yo leía en el mundo en el que yo habitaba, con personajes que estaban a mi alrededor. Y eso me llevó a establecer un vínculo, a partir de ese momento, en relación con lo que puede estar significando el pueblo, la tradición, y hay muchos poemas que van en esa dirección porque ahí encuentro todavía una mina para encontrar aquellas sensaciones, esa intrahistoria que diría Unamuno”. (risas)
 
- ¿Qué ha significado la entrada en una institución como la Universidad, ha repercutido en su obra?
- “ Lo que me ha conducido el estar en la Universidad, ha sido en profundizar en lo que podríamos denominar la escritura ensayística, a parte de la docencia, que es la parte de investigación. Sin los conocimientos, sin los estudios literarios yo no podría haberme acercado a la crítica literaria. El ensayo es también creativo, es muy creativo además,  desde mi punto de vista. Pero en la otra parte creativa de la literatura, es decir, la de la poesía, la del cuento y la de la novela, ¿en qué repercute el hecho de que yo me haya dedicado al estudio de la literatura, a la enseñanza de la literatura e incluso al trabajo de la crítica?, Creo que no ha repercutido en nada porque cuando te he dicho que voy a escribir la parte creativa, me ensimismo de tal manera que solalemente existo yo y el mundo que voy a crear, y ahí no entra ni por asomo la Universidad. (risas) No me afecta ni positiva ni negativamente, yo supongo que de manera inconsciente estoy tomando una serie de rasgos, o de elementos que sin yo darme cuenta tal vez lo transplanto a mi escritura, pero repito; cuando tú quieres expresar una idea bastante tienes, el esfuerzo es impresionante para poder expresarla de la mejor manera posible como para estar pensando: a ver que sé yo de esto para ver como lo ha hecho alguien, es que no se me ocurrre."
 
- Puesto que conocemos su interés por la obra de Franz Kafka, el escritor en relación con la primera guerra mundial mantiene lo siguiente: no tengo tiempo Escribiré a pesar de todo, a toda cosa: es mi combate para sobrevivir”. ¿ Cree que con ello Kafka se posiciona políticamente, cree que en momentos convulsos de la historia el creador y el arte debe estar comprometido políticamente?
- “Eso ya depende de cada uno. En el caso de Kafka, él trabajaba mucho lo que podríamos denominar el alegorismo narrativo. Piénsese el momento de Kafka, estamos hablando de los momentos impresionantes en el mundo de centroeuropa, un tipo checo, estamos hablando antes de la primera guerra mundial, que pertenecía al imperio astrohúngaro, que era judío y que escribía en alemán, a pesar de haber un idioma checo. Después de la primera guerra mundial deja de pertenecer al imperio astrohúngaro y pasa a formar parte de esa cosa que se llama Checoeslovaquia. Los elementos políticos están ahí y en muchos de los cuentos o de las novelas de Kafka se pueden insinuar, a él no le interesaba sin embargo entrar en un tipo de literatura comprometida porque en aquel momento en centro de europa se estaba dando un tipo de narrativa  que se interesaba mucho más en indagar en la existencia del ser humano y en cómo el ser humano se estaba rompiendo. En este sentido toda la gran literatura de los años de posguerra y de preguerra, estoy hablando de la primera guerra mundial, imagínense ustedes de toda la gente impresionante que aparece por esos momentos con ese tipo de literatura, estamos hablando de André Gide, Thomas Mann, estamos hablando de Robert Musil, una cantidad impresionante. En aquel momento el tema de lo existencial, de qué pasaba con el ser humano, de qué pasaba con el mundo, prevalecía sobre las cuestiones ideológicas. Y piénsese que estamos hablando incluso después de la revolución rusa, cuando ya en rusia empezó a plantearse la cuestión de que era necesario hacer una literatura con un fin político, sin embargo, mucha gente se ha mantenido al margen de esa especie de objetivo político porque interesaba más el descubrimiento de las realidades interiores del ser humano ante los planteamientos sociales que un determinado momento ciertos escritores sí se plantearon. En ese sentido, creo que cada autor es libre para hacer   uso de su escritura, si considera que su escritura debe ser un instrumento para transformar la realidad, cosa que ya no se cree en ello, ya no se necesita la transformación de la sociedad sino intentar en el lector un efecto, una conmoción para que suponga una transformación mental del lector ante el hecho que está viviendo en la sociedad. No es realismo social de los años cuarenta, cincuenta, sesenta lo que se está produciendo ahora. A mi por ejemplo; aunque siempre en mi obra narrativa hay un fuerte componente de qué pasa en la sociedad, sin embargo me interesa indagar más en ese hombre, ese ser humano, que está viviendo en esa sociedad convulsa, siempre imperfecta y que naturalmente va a mostrar con sus actitudes la repercusión de esas imperfecciones sociales en él."
 
- ¿Influye en nuestros escritores el pertenecer a una región ultraperiférica, el estar alejados del centro de nuestra cultura?
- “En Canarias hemos tenido un gran problema, el estar alejados de los centros editoriales,  no es una cuestión de estar alejados de europa, sino del poder o de los centros editoriales, que fundamentalmente eran dos, Barcelona y Madrid. Escribir aquí en Canarias significaba perder la obra, la distribución aquí en Canarias es muy mala, una editorial canaria distribuye mal en Canarias y no pasa al continente europeo, llámese península. Entonces tenemos un problema, que es si yo soy de Tenerife, la obra se queda en tres o cuatro librerías de Tenerife, probablemente no pasará a ninguna de Las Palmas y desde luego a ninguna de las islas menores, eso es un problema, un problema muy grande, pero eso no es una cuestión que venga únicamente porque somos una isla alejada de la península, eso ocurre también en cualquier otra región peninsular en donde el autor esté dentro de un circuito editorial que no es lo suficientemente potente para distribuir el libro por toda España, o incluso sudamérica. ¿Cómo se logra superar ese problema? Porque ha habido un problema, los escritores de Canarias, muy buenos escritores de Canarias además, ¿cómo se logra superar eso?, a veces se logra publicando en editoriales penínsulares, donde la distribución se hace por toda la península y cuando llega a Canarias, llega a toda Canarias. Los libros que yo he editado en la península han llegado a Las Palmas, han llegado a Lanzarote, pero los libros que yo he publicado aquí, no ha salido de aquí. Tenemos por lo tanto, un primer punto que es el de la edición y después viene el otro punto, que es lo que está detrás de la publicación, hay una cobertura editorial suficiente como para que el libro no solamente se distribuya, sino para que sea conocido por los lectores, por los medios típicos como podría ser el de la crítica. Los libros canarios no llegan a los suplementos, aunque se publiquen en la península. Y si llegan a suplementos, llegan a suplementos  también periféricos, por ejemplo; a mi me han llegado reseñas de Andalucía de algunos libros, de Madrid no. Son muchas las novelas que se están publicando y generalmente siempre aparecen los grandes nombres, en consecuencia queda ahí una especie de telón en donde los autores que somos de aquí e intentamos acceder a la península, en un determinado momento también se nos corta, porque no hay las mismas posibilidades que un señor que ya tiene un nombre sonoro. Entonces, digamos que el problema es complejo y no está únicamente en la distancia, sino en lo que significa este circuito de la literatura para que cuando se produce un libro, ese libro llegue en buenas condiciones para que así llegue a la mayor cantidad posible de lectores. Tenemos problemas en determinadas fases de ese circuito."
 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para prevenir la entrada de spam.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.